SOÑAR DESPIERTOS

Las personas que hacemos Elida Rosa creemos en disfrutar cada día de nuestras vidas, en despertarnos con entusiasmo, vivir de lo que amamos y hacerlo de manera próspera. Buscamos aprender y mejorar constantemente.

Pensamos en creatividad y practicidad. Trabajamos de forma dinámica y apasionada.

Creamos piezas únicas que transmiten todo esto e inspiran a llevar una vida más simple, bonita y abundante.

Sentimos que compartiendo nuestros productos o nuestra forma de ver la vida podemos sumar a hacer un mundo mejor.

 

VIBRAR ENERGÍA POSITIVA POR LOS POROS DE LA ARCILLA

Nos inspiran los materiales nobles como la arcilla, el vidrio, la tela, la madera y el papel.

Saltamos de emoción cuando encontramos una respuesta creativa e ingeniosa a situaciones del día a día,

y le ponemos esa chispa a todos nuestros objetos.

Cada Elida fue creada en un momento de inspiración tan fugaz como fantástico, absorbió diferentes emociones y lleva las huellas de esa experiencia. Por eso todas son diferentes e inigualables.

 

TODOS LOS DÍAS QUIERO QUE SEA MARTES

Soy Ivonne, emprendedora, aprendiz y creadora de Elida. Desde chica vivo rodeada de arte, fui una fanática de Utilisima (les juro que podría ver Bricolage cien veces más!) y mi mamá tiene un taller de pintura. Si veo algo que me inspira, no puedo evitar pensar en cómo hacerlo, y mi cabeza se transforma en una fábrica de ideas.

Cuando descubrí el mundo de la cerámica, aluciné. Los martes a la mañana iba, y sigo yendo, a un taller para aprender y crear. Me enloquece darme cuenta que puedo hacer con mis manos algo que siempre compré hecho y que creía que sólo hacía una máquina o una industria.

Con pasión desbordante en el cuerpo, empecé a pensar en cómo podía dedicarme más tiempo a hacer lo que amo y compartirlo con más personas.

Después de unos meses de generar ideas nació Elida Rosa.

 

Para mi poder hacer Elida es como soñar despierta

y lo unico que puedo decir es GRACIAS!!!

Espero que puedas conectarte con lo que amas

y vivir cada día como si fuera un sueño.